MI OTRO BLOG:

Para visitar mi otro blog, UNA DE PÁJAROS, pincha AQUÍ.

jueves, 25 de agosto de 2011

SAN FERNANDO - TARIFA. TRABAJO EN EQUIPO.

Ufffff... pasada de navegación, de todo, hemos tenido de todo. Pero sobre todo suerte, mucha suerte.


Vamos por jornadas:
Lunes 22: A las 7:30h, como relojes suizos, estábamos J. Carlos y yo, en la CdP, de nuestro club SFK. A las 8:01h, salíamos con rumbo a la Punta del Boquerón. Antes el ritual mañanero de crema para el sol de 50 y vaselina`para las axilas, así no me quemo las axilas.
En los tiempos previstos íbamos pasando por los puntos más característicos del caño de Sancti Petri. Llegando en 1 hora y 37 minutos a la Punta del Boquerón.


Aquí paramos para reponer fuerzas, con barritas y bebida isotónica. Hasta ahora el viento y las olas eran nulos.
Llegaba el momento de poner rumbo al estrecho. Salimos por las balizas del caño y viramos hacia babor. La mar seguía encalmada y J. Carlos se anima a echar por la borda un sedal con una muestra, para ver si cogía para la cena, lo que paso fue que paseo la muestra desde Sancti Petri hasta la bocana del puerto de Conil, jejejeje. Compañero para la próxima vez, buena mano...
El camino por La Barrosa, Roche, las calas de Roche y el puerto de Conil, fue bien. Con conversaciones y vistas de paisajes, reconociendo los lugares por donde íbamos pasando y animales los que ya acabaron su ciclo vital.

  
Llegamos a la bocana del puerto de Conil, donde tuvimos que dejar pasar a un pesquero que venía de faenar.
Antes de entrar en la Cala del Aceite, J. Carlos, recoge el sedal y yo veo que en la playa de la cala hay muchos bañistas, con lo que decido desembarcar en la cala Melchor.
Al llegar varias olas suenan de fondo, nos disponemos a surfear y vemos que hay una pareja en bolas. Yo me quedo cortado y J. Carlos me anima a desebarcar, que no pasa nada, dice. Y no es que pase nada, pero lo que yo no quería era molestar.
Total que decidimos, por fin, salir a la playa. Sale J. Carlos y no tiene problemas, salgo yo y consigo surfear dos olas. Toco tierra y al quitarme el cubres, veo que en la arena hay muuuuucha gente en bolas. Entre el color de la piel y el color de la arena no hay mucha diferencia, sobre todo si se está surfeando unas olas con lo que no me doy cuenta y me quedo sorprendido de toda la gente que me miraba, total que me quedo empanado, viene la 3ª ola y me voltea. Si, todas esas personas mirando. He aprendido que esa cala es para personas que practican el nudismo. Por cierto, deberían exigir que se les haga un acceso a la playa con algo más de seguridad y no bajando por una cuerda.
J. Carlos le pidió a la pareja, que estaba en bolas, que nos hiciera esta foto y ya estuvimos hablando con ellos. No sabéis lo difícil que me resultó hablar con estas personas sin desviar mis ojos de sus caras. La foto:

La primera jornada estaba prevista que acabara aquí, en La Cala del Aceite o alrededores, pero para adelantar camino el primer día decidimos ir hasta La Torre Nueva, en El Palmar.

Seguimos navegando hasta el Palmar y allí llegamos 90 min después.  A esta hora había ciertas olas, y el viento soplaba de poniente, pero con poca intensidad. El camino se hizo muy pesado; sería la falta de preparación, el tiempo que llevábamos paleando o las ganas de terminar la 1ª etapa.




Cuando llegamos a nuestro destino, salimos por el canal de embarcaciones de la playa del Palmar. Los dos salimos sin volcar, y eso que había olas.

El equipo de tierra, Mari, Ana y Julio, nos esperaba con los bocatas, las bebidas y el coche para volver a San Fernando.



Martes 23: El día empezaba antes que el anterior. Habíamos quedado a las 6:45h, en la CdP. Hoy se unía, de imprevisto, a nosotros Enrique, el Coleta.

A las 7:18h, salíamos J. Carlos, Enrique y yo hacia donde el día anterior habíamos desembarcados, El Palmar.


A las 8:20h, estábamos listo para salir a navegar. Hay olas producida por el mar de fondo que teníamos hoy. El viento es nulo.

Salgo el primero, dos olas de proa me barren la cubierta, arrancándome todo lo que allí había, solo pierdo la botella de agua.

Juan Carlos, sale sin problemas.

Enrique tiene algún que otro incidente, vuelca nada más salir. No tiene la pala, desmontable, bien puesta y sus paladas son inútiles ante las olas. Él al volverse a colocar para salir encuentra la botella que a mi se me ha caído.

Una vez en mar abierto, los 3 mojaditos, tenemos mar de fondo que generan olas muy largas pero sin complicaciones.

Ponemos rumbo al cabo de Trafalgar. En solo 60min estaremos en sitio tan histórico, por la incompetencia de un almirante francés y la abnegación de los militares españoles. Y a la vez tan peligroso, nauticamente hablando, al rededor de 5 submarinistas pierden la vida al año aquí. 

Aún me entra un escalofrío muy raro por la espalda al recordar como fue la aproximación al cabo, ufff...


Nadie habla, todo es silencio y respiraciones profundas, solo remamos y remamos.

El mar está tranquilo y el viento sigue en calma, aún es muy temprano para que el poniente aparezca. Estamos más cerca del cabo.


A escasos centenares de metros del cabo viene un viento de levante cálido, muy cálido y el mar parece decir que esta mirándonos y se forman unas olas, muy cortas pero seguidas.

Estamos apunto de hacer una proeza, por lo menos para nosotros. Estamos apunto de bordear el cabo del TRAFALGAR.



Bieeeeen lo hemos pasado. Ahora empezamos ha hablar, parece como si hubiéramos bordeado el cabo de Buena Esperanza.

Ahora rumbo a la playa de la Hierbabuena, en Barbate, pero antes debemos pasar por los acantilados de la Breña. Se ven los efectos del viento sobre sus piedras, imágenes lunares.

 


Llegamos a la playa, momento donde estiraremos las piernas y repondremos fuerzas. Ayer durante la travesía comí barritas energéticas y al igual que hiciera Escarlata O'Hara, en Lo que el viento se llevó, prometí nunca más pasar hambre y cambié las barritas por una ensalada de pasta, ummmm que rica. Lastima que la acompañé con bebida isotónica en vez de cerveza, pero el alcohol no es aconsejable para hacer ejercicio.



Ahora toca poner rumbo a Atlanterra, donde nos espera el equipo de tierra, pedazo de equipo. Solo pasarán 90 min, nada. Pasaremos Barbate, la sierra del Retín, Zahara de los atunes, en camping Bahía de la plata y llegada. El viento va cogiendo intensidad y se van formando algunas olas, a la vez se va nublando el cielo.





Y llegamos a nuestro destino, desembarque sin muchos problemas. ejemmmmm


Ahora toca comer e ir por los coches que están en El Palmar, nada 90min, ida y vuelta, que paliza.
Una vez en Atlanterra, y todo recogido, nos dirigimos hacia Tarifa donde dormiremos en el Camping. Montaje de tiendas, baño en la piscina, ducha y visita al pueblo de 14.000 habitantes que en verano triplica su población Tarifa.
Antes de cenar en la pizzería "La Tabla", del amigo Chen. Cenamos pues a medio día no abre así que para el fin de fiesta debemos buscar otro sitio, vimos la puesta de sol, del sol tarifeño. Por cierto, pensé que Chen era chino pero no, es tarifeño, y se llama Sebastián, y por eso Chano y de aquí Chen, dos cojones los que hay que tener para sacarle ese nombre.




A las 23:00h, nos fuimos a descansar que al día siguiente habría muuuchas sorpresas.

Miércoles 24: Este día aún más madrugón. A las 6:30h levantados, nosotros, Ana y Mari. Ellas nos llevarían hasta Atlanterra, a 40min, desde donde partiríamos, es decir, ellas harían 90min de carretera. GRACIAS.

Eso nosotros, Enrique y Ana, la mujer de Enrique, partirían desde San Fernando, para estar en Atlanterra a las 7:45h, otro madrugón.

El cuerpo, mi cuerpo, me decía que algo no iba bien. El cielo nublado, viento fuerte y fresco de poniente, humedad muy alta.

Hago el camino en silencio, como dice EUDF en uno de sus temas, "si lo que vas a decir no es más bonito que el silencio, no lo vayas a decir". Llegamos a la playa Atlanterra, Enrique y Ana, ya están allí, doy los bueno días y sin decir nada más ando los 200 mts que me separan de la playa.

Oigo el fuerte romper de las olas, el viento me da en la cara y veo la mar muy, pero que muy, agitada. Me entra un agobio muy grande, de eso que se me ve en la cara, pensando en las condiciones marítimas que nos espera. Estoy a punto de rendirme y tirar para el camping, con la familia, a la vez algo dentro de mi me dice que si me rindo me quedaré con la sensación de que hubiera pasado si hubiera ido.



Nos preparamos y salimos. Soy el primero en salir, esta vez lo guardo todo dentro de la piragua, hoy no se perderá nada, JUAS, JUAS y JUAS...
Todos salimos sin problemas. Como ya dijera en una entrada NO ME GUSTA EL BAILE, y creo que tendremos una travesía, la última de esta aventura, de muuuuucho baile.

Lo primero que se nos viene encima es la punta del bunquer, olas, fuertes olas. la pasamos y estoy nervioso. J. Carlos y Enrique, me hablan, pero no los oigo, bueno si los oigo, pero sus mensajes no me llegan. Es muy raro, solo pienso en las olas. en olas y en sitios por donde salir a la playa y que vengan a recogerme.  Ellos parecen disfrutar.

La pasamos, ahora toca el faro de Camarinal. Más olas. El agua al estar tan transparente deja ver el fondo de piedras, lo que hace que piense en poder tocar fondo, pero soy consciente de que bajo a mi hay muchos metros de profundidad.
Observamos la Cala de los Alemanes, esos nacis refugiados/escondidos/protegidos del dictador Franco. Enrique nos cuenta lo que su suegro, vaquero de esta zona en su juventud, le ha contado. Dice que al salir de Zahara, hacia la cala, había un carril de tierra y en él un control de la G. Civil y que solo dejaba pasar a los que tenían permiso para ellos. Cuenta que pasaban camiones cargados de cajas grandes con los símbolos de las SS y la gestapo. Que en la cala se acercaban barcos que llevaban esas cajas a submarinos que se aproximaban, ¿quien sabe lo que iría en esas cajas?
Ya tenemos aquí el faro de Camarinal. las olas siguen altas, el viento parece rolar a oeste suroeste, nos da de cara.


Ahora toca punta Camarinal, olas con rabia, que rompen a casi 100 mtrs de la costa, esto hace que nos abramos más hacia mar abierto, pero el viento se niega a que abandonemos la costa y nos devuelve a ella.

Parece que el mar nos da una tregua, las olas y el viento se ponen a nuestro favor, llegamos a alcanzar los 11km/h. Eso mientas nos recreamos con la playa de Bolonia, pero a 3000 mtrs de Punta Paloma, vuelven el viento y las olas y ahora si que llevan rabia y furia.

Rompen sobre nosotros, hacen que viremos sin control y a veces de forma peligrosa.

Espero poder pasar esta punta rápido, muy rápido.


Lo pasamos, por poco, pero lo pasamos. Ya vemos Tarifa, pero antes dejamos a tras a las la ensenada de Valdevaqueros, donde a medio día hay infinidad de cometas y windsurfistas, ahora no hay nadie.

He dicho nadie??? que va en todos los cabos que hemos pasado había mucha gente pescando, estos pescadores están locos, el día como está y ellos ahí... jejejeje 

El estrecho es mágico, ha sido pasar Punta Paloma y el cielo se ha despejado, la mar no es la que era y el viento no es desfavorable.

Estamos a solo 10km del final de la travesía, pero el viento hará que nos desviemos de nuestro rumbo y hagamos 11 kmts.


Ya estoy más relajado, pero mantengo la vigilancia a las olas.


Y llegamos a nuestro destino.


Ahora toca desembarcar. Olas muy grandes que empiezan a romper a 200mts de la orilla y hacen unos tubos de miedo.

Empiezo a salir y surfeo la primera, surfeo la segunda, pero amig@s, la tercera nos hay forma y me vuelca a 100mts de la orilla.

No doy pié, las olas se llevan la piragua que esta llena de agua y se vuelve muy pesada. Cuando empecé el día el propósito era no perder nada al embarcar, pues bien, al embarcar no perdí nada, perdí las gafas de sol al desembarcar. Una lástima.

A J. Carlos, no le va mejor y también vuelca. Enrique, surfea de maravilla y solo es volteado a escasos 20mtrs de la orilla. Ya estamos todos en tierra firme y son las 12:15h.

Nosotros hemos tenido una mañana dura pero el equipo de tierra (Ana, Julio y Mari) la han tenido más dura que nosotros. Ellas después de llevarnos a Atlanterra, han vuelto al camping y se ha puesto, junto con Julio, a desmontar las tiendas y recogerlo todo. Luego a las 11:30h han ido al punto de la playa donde estaba previsto que desembarcáramos, antes han aparcado, y tras esperar un rato nos han ayudado a montarlo todo en el coche.


Sin nuestras familias, esta travesía no se hubiera podido hacer. GRACIAS.

Lo recogimos todo y fuimos al camping a ducharnos. Cuando estuvo todo guardado nos volvimos a desplazar a Tarifa, donde quedamos con Enrique y Ana, para comer. Comimos en Las Campanas, cositas típicas de la tierra.


Enrique, Ana, haceros las camisetas¡¡¡ 

Así que a las 12:15h del día 24 de agosto y tras recorrer 46.58 millas náuticas (86,266kms), la separación que hay entre San Fernando y Tarifa, hemos concluido el sueño de J. Carlos. Se ha hecho en 15horas 33minutos, de las cuales; navegando han sido: 14h16m y descansando 1h17m. 

Al principio decía lo de tener suerte y suerte por la experiencia que ha sido positiva, muy positiva. Ha hecho descubrir mis límites y mis capacidades (algunas por mejorar) y me ha hecho convivir con Juan Carlos y Enrique (2 días) encima de una piragua y con el equipo de tierra. Suerte por contar con una familia comprensiva y cooperadora. Y suerte porque los dioses nos han respetados, así como el viento y la mar se han mostrado exigetntes pero no fatales.
Hay más formas de hacer esta travesía, igual con mejor rendimiento y mejor organización, pero esta es la mejor forma que se nos ha ocurrido para conjugar el piragüismo con la vida familiar.

Todas las fotos, pinchando AQUI.

El track, pinchando AQUÍ.

Nota 1: Comiendo y tras la ingestión de unas pocas de copas de agua, que luego había que conducir, me pareció oir algo de atravesar el Estrecho. ¿estaría soñando?

Nota 2: Se ha echado de menos a mucha gente en esta travesía, pero sobre todo al amigo Ramón Monte de Oca y a Luys García, que hicieron la de pruebas con nosotros, pero motivos laborales les ha impedido venir.

6 comentarios:

raul.ya dijo...

¡ Enhorabuena ! Tanto a vosotros como a vuestras familias. Os sugiero usar como ayuda una vela, que en vuestra zona seguro os sirve para hacer travesías aún más largas. Felicidades.

Unknown dijo...

Precioso relato.

He sentido el aire y el agua en mi cara, he sufrido con el oleaje, y me he alegrado de que todo haya acabado bien.

Lástima de pizzas, esas no las he notado :D

¡FELICIDADES A TODOS!

Juan B.

Zebulon Macahan dijo...

¡Fantástico!¡Enhorabuena a todos!, he leído con mucha atención toda la aventura y me parece una actividad fantástica, creo incluso haber sentido el agua cuando habéis volcado. No me podía imaginar cuan dificil es entrar y salir de una playa con la piragua. Me alegro mucho por ti, Antonio, cumplir retos y objetivos es algo muy grande, que se lo deseo a todos aquellos que no los tienen. Los que lo tienen a la larga lo conseguín, como tu con esta travesía. Gracias por hacernos partícipes de esta esperiencia. Un saludo. Zeb Presi no-electo.

KDM Sancti Petri dijo...

Lo importante es intentarlo
Lo habéis intentado y lo habéis conseguido, mi más sincera enhorabuena.
Se muy bien lo que acojona pasar por Trafalgar, es mucha la gente que se han tragado sus aguas.
La travesía muy bien planificada, las mareas, el tiempo, cuando nos veamos me tienes que contar detalladamente como os afectaron las corrientes.
Un abrazo a los tres.
Coco

Juan Luis Collar dijo...

Después de leer con toda atención el magnífico relato de vuestra travesía, no puedo hacer menos que quitarme la gorra y manifestar públicamente mi alegría porque lo hayáis conseguido. Enhorabuena.
Además me habéis ayudado a recorrer mentalmente todo ese tramo de costa que tanto me atrae.

kayaksurfer dijo...

Que bien detallada la ruta.Vaya par de pelotas habéis tenido el pasar por El Faro de Trafalgar... hace unos años iba haciendo una ruta de El Palmar a El Faro de Traflgar y desconocía las fuertes corrientes que alli había y no me percaté hasta que estaba metido en el principio de las corrientes,por lo que me di la vuelta y tardé media hora en salir de las,corrientes y otros quince minutos mas en llegar a la playa de Zahora. La diferencia con uds es que yo iba sólo y con un kayak autovaciable :( Así que desde entonces aprendí muy bien, saber desde lejos saber que son corrientes...
Esta ruta que habéis hecho os valdrá para curtiros para las próximas salidas y sobre todo por la experiencia que habéis adquirido al embarcar y desembarcar con las olas.
Un saludo para mis amigos de SFK